"Tiger Woods, El tigre" (Crónicas Diferentes)


Se ha hablado mucho, demasiado últimamente de Tiger Woods. De sus escarceos, queridas, amantes, novias, profesionales del vibrador.

Toda una serie de señoras muy pechugonas, algunas bastante promiscuas (su estilo, su tipo) Qué se les mojaban las braguitas, por sus encantos, sobre todo por su miembro viril (dicen que es un fuera de serie) por su potencia, su encanto, su fama ¿que mujer no caería rendida a sus pies?

La otra historia, la desconocida, la oculta, la que solamente los golfistas y su entorno ya la conocian, es muy simple...Una mujer celosa, hasta la coronilla de arrastrar tanta cornamenta por su marido, donde en su circulo seguramente lo sabían...

Una querida frustrada, un accidente y unas muestras de medicamento entregadas a la policía el día del accidente y que le ponían al sr. Tiger como a una moto. Donde la TV carroñera ya le seguían los pasos, qué pareció se paraba el mundo, cuando la realidad era de lo mas sencillo.

¿Qué es lo que pueden hacer treinta, cuarenta añéros cada vez que van a jugar un torneo que aproximadamente entre una cosa y otra, dura una semana y cuando ellos lo juegan es siempre el fin de semana?.... entrenar, entrenar, entrenar y relajarse.

La mayoría son profesionales, tienen dinero y en plena natura ¿qué van ha hacer?. Beber de vez en cuando, ¿drogarse?, no creo, irse de juerga?, menos. Tienen que estar a tope, así pues, entrenamiento y relajación.

Las mujeres, muchas los siguen por todos los campos de golf, entre partido y partido hay muchas risitas y muchos nervios. La libido, en el transcurso del día va trabajando y al final de la jornada, entre tanto guiño, sonrisas, besitos y movimientos de cadera, no es difícil saber quién será la elegida, quizá, la de turno, ya la esté esperando en la habitación del hotel, de su propia casa....

Y que mejor que un relaje, con una guapa hembra que lleva todo el día detrás de ti, insinuándose a cada instante en un campo bien cuidado, agreste y salvaje.

La TV carroña, plagada de ignorantes tertulianos, que les encanta devorar la mierda... la fiesta está servida. Ésto no solamente pasa en los campos de golf-fos, hay muchos campos, cortijos, chalets. castillos donde se pueden chingar. En estos lugares no entra el público, menos aún la TV basura.  Luis

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La trama de la vergüenza" (Crónicas Diferentes)

" Miguel Blesa el Matador" (Crónicas Diferentes)

¡El Nacionalista dopado! (Crónicas Diferentes)