Desidia


Cada dia me reafírmo más en mis principios y ausencia total de política. Salvo qué como ciudadano y votante, reclamar cuantas veces considere conveniente, se pisoteén nuestros
derechos, dar una opinión generalizada....

Que desgraciadamente nos castigan con impuestos, tanto vividor como debémos mantener en esta politica basura. Amparados en sus respectivos voceadores como puedan ser diarios regionales, televisión, radiodifusión nacional, subvencionados por los mismos partidos. Aturdiéndonos con tanta crisis institucionada y miserables sueldos, qué no nos dan ni tiempo para pensar.

Lo cuál cultivan caldo de terrór, robos , dróga, miseria como la vémos diariamente a las puertas y otros muchos, dentro de nuestras casas por esta maldita " politica basura " partitocrática, dedocrática, qué sea del color que sea, no los mueve de la poltrona ni la péste.

Viva la democracia, viva la madre qué me pario cómo diria el otro. Desgraciadamente ésta es la realidad, nos absorben de tal forma tanto patán como abundan. Qué ha pesar de reclamar por la gran suciedad qué predomina a pesar de tanta reclamación, en nuestros barrios. Siguen dilapidando nuestros dineros en fiestas, subvenciones, obras faraónicas, cuando debieran ocuparse más en la educación, de las miserias que vémos todos los dias.

Sin tan siquiera querer oirnos éstos politiqueros basura, hártos de tanta desidia, de tantos años en el poder haciendo sus américas.

Aprovecho para reivindicar nuevamente y por veinteava vez, qué de nuevo " La Ciudad Jardín " de Loyola, " Cañada Real " en qué la convirtió el alcalde Odón Elorza, sigue a oscuras, corre la droga y, las jeringuillas las tenémos que recoger los vecinos.
¡ Ocúpense de una puñetera vez ! Luis

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con tus comentarios. Narraba el otro día Javier Sada en una sección retrospectiva, el temporal y las inundaciones acaecidas en Donostia en el año 1965. Uno de los titulares de la noticia hacía referencia al "pánico vivido en Ciudad Jardín de Loiola" por el desbordamiento del río. Han pasado 45 años y... todo sigue igual. Esta tierra debe estar apestada o algún oculto interés se vislumbra. O acaso, como dijo en su día el concejal Letamendía, somos pocas familias. Tan pocas que no merecemos atención ni respeto. Sólo escuchamos la palabra "paciencia".
    Tienen suerte estos caballeros feudales, porque si estuviéramos en la Edad Media, esto habría desembocado con un asalto al castillo, llamado ahora Ayuntamiento.

    Váyase señor Elorza, váyase.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La trama de la vergüenza" (Crónicas Diferentes)

" Miguel Blesa el Matador" (Crónicas Diferentes)

¡El Nacionalista dopado! (Crónicas Diferentes)